BALDWIN Y ALREDEDORES CON ADRIENNE Y SU FAMILIA

Nuestro último día en Washington DC fue activo, así que al dejar el hotel al día siguiente, nos fuimos de camino a casa de unos amigos que nos iban a acoger durante unos días.

A Adrienne y Ryan les conocimos gracias a Laura y Roberto, unos amigos de los que no os hemos hablado pero de los que tenemos recuerdos e historias bonitas que contaros (próximamente).

A Laura y a Roberto les conocimos en el rancho, unos días antes de la boda de su hijo. Ella estadounidense nacida en Argentina había vivido varios años en Madrid y Granada, la conexión con Roberto y ella fue instantánea y hablamos en castellano todo lo que no habíamos hablado en más de un mes en USA.

Laura nos presentó a su hija Adrienne, y a su preciosa y gran familia y nos invitaron unos días a su casa a unos 40 minutos al norte de Baltimore y allí nos fuimos.

Nuestra casita con ruedas viene con retraso… bastante retraso, así que todo lo que nos ahorremos durmiendo en casa de nuevos amigos: ¡Bienvenido sea!.

Llegamos por la tarde y su casa es como sacada de un cuento de hadas, rodeada de árboles y con una organización impecable.
Paloma preparó un par de tortillas de patatas y una mayonesa casera y mayores y pequeños disfrutamos por igual durante la cena.
Al día siguiente nos fuimos de turismo. Adri nos había invitado a acompañarles a su Iglesia y a nosotros nos pareció muy buena idea, ya que estar en USA es ver iglesias de todas las confesiones cada 5 kilómetros y nos llamaba mucho la atención cómo sería una Iglesia Evangélica en el país de las Libertades.

Y nos quedamos alucinados: concierto, risas, un Pastor cachas y simpático, escenario, iluminación, cámaras grabando, aulas para los niños como si de un colegio se tratase, aulas adaptadas, un parque de bolas, una recepción de bienvenida a nuevos miembros y un súper desayuno para todos/as. Una experiencia increíble que nunca olvidaremos.

Tras la Iglesia nos fuimos a dar de comer a los gansos en el Embalse del Lago Raven, tras eso nos fuimos a caminar y a dar un baño a Kilgore Falls, un paseo súper agradable con una catarata muy chula.

Muy recomendable esta zona, fuera de los circuitos convencionales.

Este sólo fue el primer día!! Habrá más

#VayaViaje #VueltaAlMundo #EsperamosAutocaravana #Baltimore #ViajarConNiñas #ViajarConPerro #USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *